Verde, altiva, dulce y soñadora. Cuba no tiene comparación en el Caribe