Toulouse se ha convertido en el lugar clave para los vehículos del futuro