Se pierden 500 millones de euros al año en gastos profesionales no reclamados