Se gasta hasta un 5% más en hoteles por las tarifas de última habitación disponible