Se estrena en Barcelona la primera mesa interactiva en el Grand Marina Hotel