Paraguas contra el estrés

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

Paraguas contra el estres

En el río de nuestra vida pasamos por muchas y diferentes épocas. Hay momentos donde el agua fluye, otros de agua estanca, momentos de cascada o de aguas tan fuertes que parece que nos podamos ahogar

En a vida todo está en constante cambio. Hay épocas en las que podemos sentirnos atrapados por diferentes circunstancias (trabajo, familia, dinero, etc.). Si es una de esas épocas en las que estás sufriendo estrés relacionado a cualquier ámbito de la vida y ves que no puedes escapar ten paciencia y apuesta por cuidarte y estar lo mejor posible; aunque hay momentos en los que no se pueda escapar de la cárcel, puedes hacer muchas cosas para ponerla bonita. Apuesta por tu bienestar para tener una mayor resilencia cuando se acerque marejada;

1. Identifica aquellas situaciones que te producen estrés, haz un listado. Sin ser consciente de las mismas no hay posibilidad de llevar a cabo un cambio sano.

2. Aprende a RELATIVIZAR, no te dejes abducir por situaciones pasajeras que tienen solución.

3. Aparca de tu vocabulario los “y si…”. La vida es aquello que está pasando mientras te pierdes en la fantasía de los “y si…”. Recuerda que las cosas no suelen ser como imaginas. Estate abierto al fluir de los acontecimientos y disfruta.

Aprender el arte de decir no cuando el acceder a propuestas implica un desgaste energético.

4. Cuidado con los “debo”. Tomamos como obligación muchas cosas que no son necesarias. Exigirnos en exceso no es buen compañero de viaje.

5. Alimentación sana, deporte y descanso como buen resorte de fondo.

6. Nutrirse de relaciones sanas. Relaciónate con gente con la que te sientas a gusto. Aléjate de las relaciones tóxicas.

7. Equilibra el dar con el recibir. Comparte y pide ayuda cuando lo necesites.

8. Poner límites. Aprender el arte de decir no cuando el acceder a propuestas implica un desgaste energético. Como dice el refrán chino: ‘más vale una vez amarillo que ciento colorado’. Abarca solo aquello que puedas llevar a cabo con comodidad.

9. Haz un listado de cosas sencillas con las que disfrutas y concédete momentos del día para poderlas hacer.

10. Sé coherente entre aquello que sientes, piensas y haces. La coherencia es una buena compañera de viaje.

11. Deja de señalar al mundo como responsable de tus problemas. Responsabilízate. Locura es pretender que las cosas cambien si te sigues comportando de la misma manera.

Deja de señalar al mundo como responsable de tus problemas, responsabilízate.

12. Respira, medita. Concédete burbujas de introspección alejadas de las influencias externas. Nuestro cuerpo nos comunica, aprende a escucharte y tómate en serio. Emplear energía en ello es más seguro que buscar tus respuestas en los demás ya que lo que es bueno para alguien no tiene porque serlo para ti.

13. Aprende a discernir. Cambia aquello que deba ser cambiado y acepta lo que no pueda ser cambiado.

Aprender a vivir bien dentro de ti, suele requerir entrenamiento y compromiso con uno mismo. Esta vida vale la pena vivirla con la mayor libertad y la máxima intensidad. Apuesta por ti, prevenir es la mejor medicina.

Marina Bassas Vivó
Psicóloga y Homeópata
Consulta en Hospital Quirón Teknon

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

También te podría gustar...