Los nuevos viajeros corporativos, según el neuromarketing