Los desayunos en los hoteles de Barcelona son los cuartos más caros de Europa