La pregunta de los 60.000 millones