La nueva directiva europea restringe el recargo por pago con tarjeta

La nueva directiva europea de servicios de pago, que entró en vigor este pasado sábado día 13 de enero de 2018, entre otros muchos aspectos que regula, va a aumentar de forma exponencial la competitividad.

El Grupo Empresarial Turístico AVASA pone de manifiesto en su última circular que ‘ya va siendo hora de que las asociaciones de consumidores y las de Agencias de Viajes, actúen para que ello se aplique de forma inmediata y se paren estos cobros indebidos por parte de las aerolíneas y cualquier otro prestatario de cualquier servicio turístico’.

Entre otros aspectos, establece la prohibición de que los vendedores de productos y servicios, tanto en establecimientos físicos como en ventas por internet o a distancia, apliquen recargos a sus precios por el simple hecho de pagar con las tarjetas habituales de débito o crédito, e incluso con otros sistemas de pago más modernos (pago por móvil, pago por pulsera, etc.). Citando textualmente la nueva directiva europea de servicios de pago (denominada PSD2: Revised Payment Services Directive): ‘en la mayoría de los casos se prohibirán las prácticas de cargos adicionales por pago mediante tarjetas de crédito/débito’.

Aunque la directiva PSD2 se aprobó el pasado 25 de noviembre de 2015, sus efectos deberían ser efectivos antes del 13 de enero de 2018, fecha límite para su transposición en las leyes y reglamentos de los países miembros.

En el sector del turismo, esta directiva que ya está en vigor en la C.E.E., aunque España aún no la haya traspuesto a su legislación interna, ha de tener una inmediata aplicación evitando los abusos que, entre otros prestatarios de servicios turísticos, algunas empresas de transportes, algunos alquileres de coches locales, etc., aplican continuamente y de forma abusiva, en la compra de sus billetes y servicios por parte de los consumidores finales y las agencias de viajes cuando pagan los mismo mediante tarjetas de crédito.

Si hasta el momento algunas empresas de servicios ya conculcaban impunemente la legislación aplicando recargos abusivos, que además eran importes fijos por pago (independientemente del importe del billete), y no aplicando lo que establecía la ley española de repercusión exclusiva de los costes reales, a partir de ahora deberían dejar de cobrar cualquier tipo de recargo o coste por pagar con tarjeta de crédito sus servicios y billetes.