La mayoría de los precios de los hoteles no paran de subir