La ‘emoción’: arma invencible también en MICE