La app de viajes Lola girará para orientar a los viajeros de negocios

Paul English era bastante sincero acerca de las limitaciones de su idea inicial e igualmente entusiasmado con el potencial de aprovechar el mundo de los viajes corporativos. Acertó en su enfoque de dirigirse a las empresas puesto que las ventajas para el consumidor medio nunca iban a ser tan grandes y su slogan fue “el agente de viajes de bolsillo”.

La aplicación para móviles Lola de Paul English, co-fundador de Kayac, ha demostrado ser un éxito para los inversionistas desde su lanzamiento en el 2015, recaudando 43 millones de dólares, pero su sueño de reinventar el negocio de los agentes de viajes ha afectado la realidad actual del consumidor. Paul dijo recientemente que la compañía estaría girando para centrarse en los que viajan con frecuencia como usuarios corporativos.

La versión 1 de Lola apareció en las tiendas Apple App a principios de 2016 con el plan de combinar la popularidad de la mensajería, el conocimiento de los agentes de viajes humanos y el poder de la inteligencia artificial.

A juzgar por la decisión de English de cambiar el modelo de negocio, parece que no logró lo que quería. En cambio, una segunda versión, descrita por English como un “pivote” o “reenfocamiento”, estará disponible al final del verano y será “muy diferente” a lo que existe hoy en día.

Un elemento que se agregará a Lola es la capacidad para que el usuario tenga la libertad de reservar sus propios viajes, o hacer autoservicio, y no solo recaerá en su agente de viajes para customizar el viaje. English dijo que la segunda lección que había aprendido era que “la gente que ama realmente la visión de Lola es la gente que viaja mucho porque si solo se viaja dos veces al año – la mayoría de los clientes del Kayak lo hacen – Lola no es realmente tan emocionante para el viajero. En cambio, si uno viaja cada semana, o cada dos semanas, entonces Lola llega a conocer sus preferencias y funciona increíblemente bien”. En lugar de perseguir al viajero de ocio medio, English quiere dirigirse a las pequeñas y medianas empresas que podrían ser mejor atendidas por el enfoque de Lola.

Según English, “Las TMC en primer lugar no son conocidos por su innovación, y no son conocidos por la el diseño de software de escala del consumidor medio”. Una de las maneras en que Lola podría potencialmente monetizar su oferta es a través de un servicio de suscripción. En el lanzamiento, English indicó que él emplearía 100 agentes de viajes en un año pero Lola terminó para emplear alrededor de una docena solamente. Dijo en Twitter que no se necesitaron tantos porque la inteligencia artificial de Lola estaba sorprendiendo y funcionando más rápido de lo esperado.