KLM apuesta por el confort con menos emisiones