Gerona hospedó la Gala gastronómica Michelin 2017

Desde el año 2010, Michelin España presenta la edición anual de la Guía Michelin para España y Portugal en una gala que cada año viaja a una ciudad distinta. Coincidiendo con el Año de la Gastronomía de la Costa Brava y el Pirineo de Girona y la nominación de Cataluña como Región Europea de la Gastronomía de 2016, la organización optó por valorar la riqueza gastronómica y el valor turístico de la propuesta de Girona, que competía con otras siete localizaciones para acoger el evento.

Según Mayte Carreño, directora de Guías y mapas de Michelin España y Portugal, dice que “Gerona tiene un nivel gastronómico altísimo que se refleja en la selección Michelin. Además, teníamos el compromiso tanto de instituciones públicas como de los mejores embajadores de la guía Michelin liderados por Joan Roca que ha contagiado nuestra ilusión con el proyecto.”

Las codiciadas estrellas otorgadas por Michelin nunca se hacen públicas hasta el momento de la presentación de la guía. Este hecho genera una gran expectación mediática y señala la gala en la agenda del sector turístico y de la restauración.

Sin duda, la Gala Michelin 2017 situó Gerona en el centro de las miradas de los amantes de la gastronomía.

Un venue singular con 3 estrellas Michelin 

La gala se celebró en Mas Marroch, el espacio de banquetes de El Celler de Can Roca en Vilablareix, a cinco minutos del centro de Gerona. Allí se reunieron cerca de quinientas personas, entre cocineros de los restaurantes de España y Portugal con estrellas Michelin, autoridades, medios de comunicación y diversos representantes del mundo gastronómico.

La nominación de Gerona como sede de la gala el mes de junio y la celebración del evento el 23 de noviembre situaron la ciudad en el punto de mira de los medios de comunicación, relacionando la ciudad con la excelencia gastronómica.

Más de 230 artículos publicados en medios generalistas y especializados en gastronomía, restauración y turismo se hicieron eco del acto. Las valoraciones sobre la gala fueron muy positivas, tanto por parte de la prensa como de la organización y de los asistentes.

Un estudio de la Universidad de Gerona valoró la repercusión de la Gala Michelín en más de un millón de euros, tomando como referencia los artículos publicados que mencionaban Girona como referente gastronómico o como sede de la Gala.