El Hotel Sofía abre su primer espacio gastronómico, Impar

El restaurante Impar, ubicado en plena Avenida Diagonal de Barcelona y a los pies del renovado Sofia, es el primer espacio gastronómico que presenta el emblemático hotel. Con más de 600 m2, abre sus puertas como un lugar donde disfrutar de creativas propuestas elaboradas con ingredientes frescos del Mediterráneo y con guiños a cocinas de diferentes países.

Este espacio de restauración forma parte de las nuevas propuestas del Hotel Sofia y aspira a convertirse en punto de encuentro social y gastronómico para el público local. Con esta nueva apertura, la Avenida Diagonal recupera una de sus enseñas hoteleras más emblemáticas.

“Queda mucho por hacer, pero hay ganas, y el equipo está impaciente por arrancar al cien por cien”, explica Jordi Maestro, director del hotel. Lo dice parado en la luminosa recepción, con la sonrisa discreta de quien seguramente empieza a acostumbrarse a escuchar que nada recuerda a aquel hotel enmoquetado que pedía a gritos una reforma.

El nuevo Sofia, que pertenece a la compañía hotelera Selenta Group, estrena Impar, un local lleno de personalidad diseñado por el interiorista Jaime Beriestain. Con un estilo sofisticado, cosmopolita y acogedor, Beriestain ha querido plasmar un concepto de bistro mediterráneo y urbano. El interiorista chileno ha colaborado con el grupo hotelero catalán para desarrollar el proyecto integral de interiorismo del restaurante, que se refleja en las tres barras y en la terraza. Para este proyecto ha apostado por una gama cromática como el guijarro, alabastro, oros y escarcha.

Un chef, tres barras y una terraza

La oferta culinaria de Impar responde a un concepto ideado por Selenta Group y para el que Carles Tejedor, asesor gastronómico, ha realizado la propuesta de restauración. Esta tiene como objetivo acercar a visitantes y barceloneses opciones flexibles, asequibles y adaptadas a cada momento con productos de proximidad y variedad de platos en sus tres barras. Un homenaje donde tierra y mar ocupan un lugar privilegiado en las dos barras abiertas y donde el espectáculo está tanto en las propuestas de la carta como en la tercera barra de show cooking.

El nuevo restaurante, con una capacidad para 200 personas en su interior, ofrece la posibilidad de degustar platos y cócteles durante el día, y también cenar en un ambiente acodegor. Impar plantea una oferta que va desde el mediodía y hasta última hora de la tarde, con diferentes opciones para compartir, como burratina con tagliata de calabacín y pistacho, ceviche de corvina con coco y aguacate, arroz de pollo y alcachofas, Ostra Amélie Fine de claire no3, coca de butifarra del perol con ensalada de brotes, pulpo a la brasa con causa limeña, cremoso de chocolate con pan, aceite de oliva y sal o naranja en tres texturas. El chef ejecutivo de Impar es Víctor Ibáñez, convirtiéndose en el artífice de las propuestas gastronómicas.

Impar integra en su oferta gastronómica una amplia selección de vinos de las principales D.O. españolas, con una considerable presencia de referencias locales -disponibles también a copas-, además de espumosos, aperitivos y cócteles de autor.

Por su parte, la terraza, abierta al gran público, se convierte en un agradable espacio para disfrutar de toda la oferta gastronómica que ofrece Impar. Ubicada en la principal arteria de la ciudad, cuenta con una capacidad para cien personas.