El gasto en línea aérea sigue una tendencia descendiente desde 2013