El Estado ahorra 73 millones de euros en viajes y dietas y 14 millones en coches oficiales