Ciudad de México, una buena apuesta del turismo de reuniones