Alojarse en un hotel en septiembre es un 22% más caro que el año pasado