Agencia Boutique vs. grandes redes de agencias

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

Por: Mónica Aunión Monroy, Fundadora Daba Broker Solutions

Venimos de superar unos años de crisis en el sector MICE que nos han puesto a prueba a todas las agencias, grandes y pequeñas. Esto ha supuesto una depuración natural en el mercado, quedando aquellas que verdaderamente están dando valor a nuestra profesión y afianzando el sector hacia una mayor especialización y excelencia.

Los movimientos en las grandes redes de agencias son conocidos por todos, ya que por su relevancia en la economía global, han sido seguidos y difundidos por los medios de comunicación. Pero, ¿cómo hemos conseguido superar la crisis las Pequeñas Agencias o Agencias Boutique?

No ha sido tarea fácil, os lo aseguro, y más viendo todo lo que sucedía en nuestro alrededor tanto con partners como con clientes. ¿Cómo hacernos competitivos en semejante escenario? En nuestro caso, fueron muchos los reajustes internos que hicimos para optimizar nuestros recursos, pero lo que nunca reajustamos fue la calidad del servicio que ofrecíamos al cliente. Todo lo contrario. Nos esforzamos en dar el salto a la excelencia, dedicando más tiempo a cada proyecto y aumentamos la importancia del proceso creativo. Como se suele decir, ¡al mal tiempo, buena cara!

¿Cómo hemos conseguido superar la crisis las Pequeñas Agencias o Agencias Boutique?

Nos especializamos mucho más en donde éramos fuertes frente a las Grandes Agencias. El trato personal, el profundo estudio de sus necesidades, la flexibilidad que proporciona una estructura pequeña, el mimo ante los pequeños detalles que marcan la diferencia, el cuidado de las relaciones trasversales, etc. Todo esto nos fue posicionando aún más como esa agencia a la que los clientes llaman cuando quieren asegurarse de que todo va a salir bien, de que la experiencia va a ser única e innovadora, y que el proceso les va a resultar cómodo y sencillo, restándole estrés en el desarrollo de nuestro trabajo.

El momento del briefing es fundamental para nosotros. Una buena comprensión de lo que el cliente necesita nos ahorra horas de trabajo y reuniones posteriores. Por esto le dedicamos todo el tiempo necesario e incluso hemos incorporado a este proceso herramientas como el coaching. Este nos permite hacer una exploración profunda de los objetivos iniciales y llegar más allá de donde el cliente pensaba, ofreciendo una plusvalía a la inversión del cliente en la acción.

A partir de ahí nos ponemos a crear. Para una Agencia Boutique este es el momento clave de su negocio. La idea que presentará a su cliente va a ser única. Sus eventos pasados solo le servirán como experiencia a la hora de volver a ponerse delante de la hoja en blanco. Es el comienzo de la creación de una nueva experiencia donde entra en juego el know how de la agencia. Para jugar en primera división, estará al día de todas las novedades que ofrece el mercado, tanto en servicios como en alojamientos, actividades, etc.

De este modo puede “cocinar” un buen evento que combine sabiamente los diferentes ingredientes, creando un plato exclusivo perfectamente alineado con los objetivos empresariales del cliente y con ese toque de “Evento de Autor” que le diferencie del resto y lo haga reconocible con su marca.

Cuando me preguntan qué es una Agencia Boutique, siempre respondo con una metáfora que me resulta muy práctica: “Tú puedes ir a comprarte un traje a una tienda de lujo, a alguna cadena textil, o a un gran almacén, dependiendo de tu presupuesto y para qué quieras el traje. Si quieres un traje especial, único, que te quede como un guante y que ocupe en tu armario un sitio destacado, entonces te darás el capricho de ir a un sastre o diseñador que estudie la ocasión para la que lo quieres, tus formas, tu personalidad y tus gustos. En función de eso, te hará un traje que finalmente te quedará perfecto y hará que ese día sea especial ayudándote a generar emociones y recuerdos inolvidables”. En términos MICE, esto es exactamente una Agencia Boutique.

Una buena comprensión de lo que el cliente necesita nos ahorra horas de trabajo y reuniones posteriores.

Una vez que el cliente acepta la idea, el presupuesto y se definen los detalles, nos ponemos manos a la obra y nos convertimos en su partner para el proyecto en cuestión. Nos diluimos literalmente en él de forma que apenas se aprecie que detrás del evento hay una agencia externa, dando toda la importancia y presencia a nuestro cliente y su marca.

Es cierto que los eventos de las Agencias Boutique suelen ser proyectos muy personales y giran mucho en torno a la figura del fundador/es. Estas personas normalmente son profesionales de peso y con experiencia, que poseen una fuerte y consolidada marca personal. Esta circunstancia puede dificultar su crecimiento como compañía, ya que los clientes reclaman la presencia de la persona con quien tienen el vínculo de confianza, pero también es un elemento diferenciador con respecto a las Grandes Agencias, ya que les permite macar su rasgo más exclusivo.

Los eventos de las Agencias Boutique suelen ser proyectos muy personales y giran mucho en torno a la figura del fundador.

Como es natural, esta forma de trabajar genera unas relaciones emocionales tanto con partners como con clientes, profundas y sinceras, que con los años transcienden lo profesional y se convierten en amistad. Pero en definitiva, ¿qué somos sino personas?. Puesto que tenemos que trabajar y afortunados somos de hacer lo que nos apasiona, qué mejor que hacerlo rodeados de los mejores profesionales, buenos clientes, y sobre todo (y esto es una valor en alza), de grandes personas.

 

 

 

 

Mónica Aunión Monroy
Fundadora Daba Broker Solutions

 

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

También te podría gustar...