Riesgos de viajar sin visado o con uno no adecuado

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest
Emilio Acevedo Roger Llaveria
Director de Ventas de CAP 270

Realizar un viaje implica una serie de preparativos previos que no siempre son fáciles. Uno de los aspectos importantes a tener en cuenta es la necesidad o no de un visado para ingresar al país elegido como destino y, en caso de necesitarlo, saber qué tipo de visado se debe solicitar.

Un visado es un permiso previo que otorga el país de destino al viajero. Suele ser una pegatina que se coloca en una de las páginas del pasaporte aunque en los últimos años el mundo de los visados ha ido cambiando y actualmente hay muchos países que han remplazado el visado tradicional por una autorización electrónica.

Cada país tiene sus propias normas y diferentes tipos de visados que varían según el propósito del viaje. Los principales tipos de visado que existen son:

  • Visado de turismo: es el indicado para personas que deseen visitar un país con el propósito de conocerlo, en calidad de turista.
  • Visado de negocios: es el indicado para personas que tengan que visitar el país con el fin de mantener reuniones o entrevistas de negocios con alguna empresa. No se permite que la persona reciba ninguna remuneración en el país.
  • Visado de trabajo: es el indicado para personas que vayan a trabajar o a realizar trabajos cualificados en el país de destino.

Si un viajero opta por pedir un visado de otro tipo al que corresponde, las consecuencias pueden ser terribles.

Actualmente ha habido un claro incremento de visados de trabajo o asistencia técnica donde empresas de países como Brasil, Nigeria o Arabia Saudí requieren mano de obra o asesoría técnica de personas de otros países. Conseguir un visado de este tipo generalmente requiere cartas de invitación de diferentes organismos, legalizaciones, certificados médicos, vacunas y varios formularios de solicitud.

Son visados complejos de obtener, pero si un viajero opta por pedir un visado de otro tipo al que corresponde, las consecuencias pueden ser terribles, desde pago de multas, deportación, prohibición de volver a visitar el país o incluso detención por parte de las autoridades.

Es recomendable solicitar el visado con el motivo adecuado para las actividades que se van a desarrollar en el país de destino.

En los años de experiencia que tenemos en el sector, hemos intentado asistir en momentos muy sensibles debido a una mala elección del visado. Como es el caso de clientes que por decisión propia, viajaron con un visado de negocios a un país asiático para trabajar de modelos en una feria. Al momento de abandonar el país, fueron detenidos varios días por las autoridades al descubrir que habían recibido una remuneración por ese trabajo, cosa que no es permitida con un visado de negocios.

El visado tiene un coste relativamente pequeño en comparación al resto del viaje, pero es de gran importancia ya que un problema con este puede suponer que no se realice el viaje y vivir situaciones poco agradables. Es recomendable solicitar el visado con el motivo adecuado para las actividades que se van a desarrollar en el país de destino. Aunque el proceso sea largo y exija tiempo y dinero, es mejor medir las consecuencias de utilizar un visado incorrecto y realizar un visado apropiado con tiempo y organización.

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

También te puede interesar