Medidas y consejos para aumentar nuestra energía

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

Medidas-y-consejos-para-aumentar-nuestra-energía

Todos hemos sentido alguna vez que nuestras pilas no dan para más; cada mañana se hace más duro el despertar, el cuerpo nos pesa el triple, la más mínima tarea se vuelve un trabajo durísimo. Hace unas semanas, me vi un miércoles diciéndome “no llego al viernes…”, y pensé “se acabó, me pongo manos a la obra.”

Lo primero que hay que hacer es decidir sacar tiempo para nosotros. Cuidarse requiere tiempo, un mínimo y organización. Una hora al día puede bastar para volver a encontrarnos mucho mejor. Y aunque una hora parezca mucho, os puedo asegurar que cuando vuelves a estar lleno de energía, las 23 restantes las exprimes mucho más y, sin esfuerzo, haces más tareas que cuando tenías las 24 completas.

“Deja el azúcar y edulcorantes y vuelve al dulce natural: frutas, frutas secas y miel”.

¿Comes bien? Elimina de tu dieta la comida procesada, basura o lista para comer. Minimiza o incluso elimina, el consumo de azúcar y evita si puedes los edulcorantes… vuelve al dulce natural: frutas, frutas secas y miel. Aumenta el consumo de proteínas magras: pollo, pavo, cortes magros de ternera, pescado blanco y azul, huevos y legumbres. Y acompáñalas con verduras y hortalizas frescas (recuerda tomar una ración al día de estas en crudo, para tomar todas sus vitaminas y minerales. Las verduras tómalas al dente para lo mismo; al vapor es la mejor forma de cocinarlas). Incluye un puñadito de frutos secos naturales al día en desayuno o media mañana. Compra tus alimentos, en la medida que puedas, de cultivo ecológico y ganadería ecológica. Todos los químicos, pesticidas, hormonas, medicamentos y modificaciones genéticas en nuestra comida pasan a nuestro organismo. Observarás que no he mencionado los lácteos, ni los cereales. Hay quien eliminando los lácteos y los cereales con gluten (trigo y derivados, cebada, centeno, avena) gana muchísima energía y además, se deshincha. Puede ser eliminando las dos cosas, solo una de ellas, o solo eliminando un cereal. Si quieres probar, debes acudir a un especialista que pueda hacerte las pruebas pertinentes y adecuar tu dieta a la exclusión de algún alimento. Mientras, procura tomar los lácteos desnatados, y los menos cereales refinados posibles (pan, pasta, galletas, harinas blancas y derivados en general), toma cereales enteros, y productos a base de maíz y arroz.

Combinar en tu comida arroz integral ecológico y legumbre con verdura es una comida 10. Planifica y prepara tus comidas, comerás mejor y más variado. Cocinar con música y tiempo puede ayudarte a desconectar.

Por supuesto, bebe agua, que sea tu bebida de preferencia, y unos dos litros al día. Estar deshidratado hace que estemos más apagados. Tomar un gran vaso de agua nada más levantarse, unos minutos antes de desayunar, ayudará a limpiar el organismo, preparar el aparato digestivo e ir al baño… todo ello hace que nos sintamos mejor.

¡Estírate! Hacer una rutina de unos minutos de estiramientos generales después de ese gran vaso de agua nada más levantarse es cargarte las baterías para toda la mañana. Mano de santo. Existen muchas apps con rutinas de estiramientos, vídeos en youtube, el saludo al sol de yoga… el ‘no saber’ ya no es excusa, ahora mismo tenemos los medios para ejercitarnos en casa si queremos. Puede dar pereza la primera vez, pero cuando termines tus estiramientos sentirás que ha merecido la pena. No olvides lo que ya he comentado varias veces, hacer algo de ejercicio diario, o al menos tres veces en semana, también es fundamental.

“Sea lo que sea, haz aquello que te ayude a relajarte, desconectar y dejar el estrés de lado al final de la jornada”.

¿Estresad@? El ejercicio, meditar, hacer yoga, pintar mandalas, dar un paseo, leer, cocinar, bailar, jugar con tus hijos… lo que sea que te guste, pero haz aquello que te ayude a relajarte, desconectar y dejar el estrés de lado al final de la jornada. No hay nada que devore más nuestras energías.

¿Duermes bien? Dormir unas siete horas al día y estar dormido antes de medianoche, es necesario para reponer fuerzas. Haz el siguiente ritual antes de acostarte: apaga los aparatos electrónicos de tu habitación (hasta mañana, si, toda la noche), baja la luz del cuarto y abre las ventanas para que se ventile mientras te lavas los dientes y utilizas la seda dental y el enjuague (la adecuada higiene de la boca ayuda a tener un buen estado de salud). Ten la cama hecha, las sábanas bien estiradas y la almohada mullida. Cierra la ventana, coge un buen libro, y métete en la cama. Disfruta.

Natalia Losana Quintero
Experta en Nutrición
Formadora y consultora en nutrición

ComparteTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on LinkedInShare on Google+Pin on Pinterest

También te puede interesar